8/2/11

El poema no cesa de morir


El poema no cesa de morir.
A las dos líneas muere y nace de nuevo 
como el día espiral.
Surgen estancias a su paso y ya son viejas.
Se deshace en los dedos.
El poema.

5/2/11

Segregamos un hilo blanquecino


Segregamos un hilo blanquecino. Con él tejemos la mañana.

Ligera resaca. Sensibilidad exacerbada. Un rayo de sol.

Mimosas ofuscadas de tibieza se abrirán, erradas. Volverá el frío.

Volverá el frío, ansioso, y encontrará polen.

Agua clara sobre guijarros. Dedos rectos del sol. Y el amor, y su murmullo.

En la placenta, la caracola. Me enrosco.

El sol entra y no me toca. Mantengo caliente la cama. Te espero.

Todo fulge.

Hay en el agua seres de viento.

Soy de río. Renacuajos en mi mano, un temblor de hojas, y esas columnas oblicuas que abrazo en el agua.

El caballito del mar no existe. Es un ser mitológico, un delicado Dios.

Es el ritmo del silencio. Nada en él.

Erizarte con una hoja de hierba, de cumbre a valle.

Pescaré sanguijuelas con las piernas desnudas.

Lluvia de agujas en el pinar.

(Serie de tuits, mañana de hoy).
¡Recomienda este blog!